domingo, 6 de mayo de 2007


Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestás tu mano en esta noche
de fìn de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas.
Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Asì la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.

Julio Cortázar.-

5 comentarios:

marybrandan dijo...

Se me acaban de escapar un par de lágrimas leyendo eso...
monica sensible
te quiero mucho naty
un abrazo fuerte

fer dijo...

amo a cortazar

santilamfris dijo...

que bueno tu blog amiga! bueno poder conocerte un poco mas a traves de cortazar, chica misteriosa!


abrazo lindo!

Anónimo dijo...

Cuando alguien escribe, alguien mas llora.
Porque las palabras que a él le faltaban,
Las ha encontrado en un libro.

Demian..

Méry Brándan dijo...

Entonces Gracias Julio por las palabras que había perdido, ya las encontré.
(((Talita, es posible que Otoño no conteste, está haciendo trámites trensísticos)))
tenía que pasar por segunda vez por acá, lo ameritaba la ocasión Jaja
Te quiero hasta el cielito ida y vuelta, te quiero 10 vueltas a la plaza, te una 5 trepadas al arbol Secretos, te quiero 1 corrida hasta la Posta. Y deme todos los caramelitos que me alcanse con estas moneditas.